Si a nuestros abuelos, quizás a nuestros padres, y puede que, a nosotros mismos, hace tan sólo unos lustros nos hubiesen dicho que sería normal en la actualidad pagar por ver la televisión nadie nos hubiese creído y la gente se hubiese puesto a reír. En la actualidad, el pago para visualizar contenidos ya no es tan sólo una opción, es casi el estándar de facto de la industria.

Por supuesto, existen muchas modalidades de contenidos igual que existen distintos servicios de cerrajería en Alcalá de Henares y los contenidos televisados en abierto emitidos de forma gratuita para la población en general no han desaparecido del todo, pero sí que el panorama audiovisual se ha transformado por completo.

En otras latitudes desde hace muchas décadas ha resultado normal el pagar por contenidos de calidad de los más variados canales de “televisión por cable” y las televisiones (públicas o privadas) que emitían en abierto eran sinónimo de mala calidad, pero eso en nuestros lares no era nada habitual hasta hace pocos años, pero todo ello empezó a cambiar y finalmente ha cambiado definitivamente del mismo modo que cambian y evolucionan los servicios de cerrajería en Alcorcón.

Todo empezó a cambiar cuando se empezó a instalar en nuestra zona la denominada como televisión por satélite (en nuestros territorios realmente a la televisión por cable nunca ha llegado a cuajar y casi, ni tan siquiera, a existir), la misma nos permitió acceder a contenidos considerados premium a cambio de una cuota mensual.

Ello evolucionó con la compra de espectáculos deportivos en la modalidad PPV y, finalmente, eclosionó del todo con el auge definitivo de Internet que ha enterrado prácticamente el satélite y ha convertido al streaming en el actual estándar de facto de la industria audiovisual en sus más amplias variantes.