Muchas veces evitamos a un tipo de personas que nos roba la energía, como si de vampiros de la felicidad se tratara. Son gente tóxica que son de convicción pesimista y que cualquier acontecimiento con visos de éxito lo convertirán en una ocasión para sembrar su semilla negativa.

No son personas que debamos evitar para siempre, creo y estoy convencido que podemos ayudarlas, aunque en principio te diré unas cuantas características que las definen para que sepas identificarlas rápidamente.

7 características de la gente tóxica

  1. Normalmente aprovechan cualquier oportunidad para quejarse. Siempre, pase lo que pase, les ocurre algo. Si, por casualidad, tú vas a contarle algo desagradable que te ha acontecido, esta persona aprovechará para contarte algo que le sucedió más grave. Para la gente tóxica se convierte en un combate de ego, que, por supuesto, acabará ganando, puesto que no tenemos nada que hacer en esta pelea. Es un perder o perder, por lo que no merece la pena ensuciarse. Además probablemente no te escuchará, mientras tú hablas la persona tóxica aprovechará para recordar un suceso parecido y, si es necesario, adornarlo a su antojo.
  2. Suelen ser envidiosas. Puesto que su vida a entrado en una espiral de resentimiento, no pueden ver a los demás felices. Buscarán cualquier oportunidad para atacar a estas personas. Nadie es perfecto, todos tenemos fallos y ahí es donde la persona tóxica buscará atacar. Si hacemos un comentario positivo ante alguien que ha tenido éxito en algo, la persona tóxica replicará con un “si pero…” y añadirá cualquier cosa que pueda restar merito al agraciado.
  3. Son controladores. Normalmente con la pareja, a la cual le hará la vida imposible, pero también con las pocas amistades que tenga. Aparece la envidia y no permitirá que sus amigos tengan nuevas amistades y que, por supuesto, su pareja pueda disfrutar con actividades o con grupos de personas. Eso no entra dentro de sus planes. Si quieres saber más sobre las características de las parejas tóxicas, visita este enlace.
  4. Suelen manipular a personas con poca autoestima. Intentan ganarse el favor de gente con poca personalidad y todos los días van moldeando o manipulando a dicha persona. Muchas veces la utilizarán incluso para atacar a los demás y, cuando sean sorprendidos, le echarán la culpa totalmente a esta persona.
  5. La fidelidad no es una de sus características. Van a lo suyo, si dejas de interesarles te abandonan. Así, sin explicaciones. Te evitarán y seguirán su camino sin remordimientos.
  6. Valoran más las recompensas automáticas que los valores cívicos. ¿Qué significa esto? Que intentan evitar la moralidad con consignas del tipo, si no lo hago yo lo hará otro. Por ejemplo, la gente así que me he encontrado piensa que si tienen la oportunidad de robar o coger algo que no es suyo (sin que les pillen), lo harán, porque si no lo hacen ellos lo hará otro. Que si pueden estafar a la hacienda pública lo harán porque, sino, ya lo harán otros. Que si pueden aparcar en un sitio que está reservado para minusválidos lo hacen porque los demás también. Es decir, supeditan los valores cívicos o morales a la simple recompensa momentánea con la excusa, de que los demás lo harán y ellos no van a ser menos.
  7. Muestran muchas caras. Sobre todo al principio. Para ganarse a gente a su favor no dudarán en mostrar otro tipo de personalidad, incluso si va en contra de su forma de ser. Si al principio de una relación sentimental esta persona debe mostrar que está a favor de ciertas formas de pensamiento para conectar con otra persona, lo hará. Esto durará un tiempo porque al final la verdad saldrá a la luz y la persona tóxica no podrá sostener su mentira.

En meditacionypsicologia.com te enseñamos a lidiar con gente tóxica. Sigue este enlace para ver el artículo completo.