hotelomm1

Después de meses de preparación, nervios y gran emoción por fin llegó el día en el que Peter y yo nos dimos el: Sí, quiero. Después de haber recorrido un largo camino juntos, con alguna que otra piedra llegamos a nuestro destino. Un destino en el que unos días atrás nos prometimos permanecer juntos pase lo que pase y para siempre.

Pero sin lugar a duda lo que más ilusión nos hacía a los dos era irnos de luna de miel. Yo soy de Barcelona y Peter es de Bruselas, pero los dos vivimos en California. Después de haber celebrado nuestro enlace tan lejos de mi familia queríamos pasar nuestra luna de miel cerca de ella y aprovecha esos días de vaciones para disfrutar de la ciudad que me vio crecer, Barcelona.

Estuve mirando hoteles pero enseguida me decidí por un bonito hotel situado en pleno centro y con vistas al emblemático Paseo de Gracia, llamado Hotel Omm.

Uno de los requisitos indispensables para nosotros era que el hotel tuviera terraza. Ya que una de las cosas que más nos gusta a Peter y a mi es desayunar juntos en la terraza, lo hacemos cada fin de semana y ya se ha convertido en un imprescindible en nuestra relación de pareja.

He vivido en Barcelona hasta los 23 años, que fue cuando me mude a California y siempre había querido disfrutar de unos días en un Hotel de lujo en Barcelona. Cuando llegamos a Barcelona nos emocionamos mucho del esperado reencuentro con mi familia, después de nuestro enlace y al llegar a nuestra habitación creo que nos volvimos a enamorar pero… ¡de la habitación del hotel!

Sus habitaciones eran muy acogedoras y nos encantó tanto el servicio como el trato por parte de todo el personal de este hotel lujo Barcelona. Para mí era muy importante que el hotel de nuestra luna de miel tuviera restaurantes de cocina catalana, ya que le quería mostrar a Peter mis raíces gastronómicas. La verdad, es que la comida de los restaurantes del hotel fue inmejorable, me sentí totalmente identificada.

Si tuviera que destacar algo del hotel sin lugar a duda sería su localización, una céntrica y que nos permitió una gran movilidad por todo el centro de la ciudad tanto en transporte público como en taxi.

Si te vas de luna de miel a Barcelona o simplemente vas a pasar unos días de vacaciones te recomiendo el Hotel Omm, un hotel de lujo inmejorable.