Para desarrollar nuestra disciplina personal, mejorar nuestro desarrollo y anclarnos en el presente, nada mejor que las lecciones que nos proporciona el budismo Zen, con sus características frases simples pero cargadas de sabiduría. Con el post de hoy buscamos descifrar el significado de varias de estas frases zen y añadir un comentario final. Empecemos:

El origen de las frases zen

Existen muchas historias de “koans” que son frases
o pequeñas historias que, según la filosofía zen, el maestro elige para su
alumno de modo que este tenga un momento de iluminación
“satori”.  En otro artículo me gustaría escribir sobre las más
interesantes que he leído pero, en ese caso, existe un problema. Que no se
puede comentar, puesto que están hechas para que tu mente cese en la creación
constante e impulsiva de pensamientos.  Además deben ser escogidas para
cada persona y yo no puedo conocer las particularidades de los lectores. Por
ello, para empezar, he escogido 5 frases zen que sí se pueden comentar a no ser
de ese tipo de características.

La mejor frase Zen del mundo comentada

Más que frase Zen es una mini-historia. Pertenece a los
llamados koans de la tradición budista zen. Es la siguiente:

Existía un maestro zen que vivía retirado de la sociedad en
un bosque. Puesto que había hecho voto de silencio, sus discípulos iban solo a
observarlo meditar, pero una vez, los discipulos, tras muchos años de espera,
le pidieron que les dijera algo aunque solo fuera una palabra.

-¡Fuego! – Gritó el maestro

Al instante el bosque comenzó a arder.

Explicación:

La palabra proviene del silencio. Por eso el maestro zen
llevaba tantos años sin hablar. Cuando una palabra surge del verdadero
silencio, tiene poder. Si una palabra crea silencio, tiene poder. Esa palabra
realiza lo que contiene. De ahí que al nombrar la palabra fuego ardiera el
bosque. ¿Qué se quiere transmitir con esta historia? Las palabras tienen más
valor cuanto más escasas sean.

Un maestro tibetano español dijo hace unos años:

Imagínate que tenemos un poder limitado para las
palabras. Si no paras de hablar, tus palabras no tienen poder ninguno, están
vacías. Pero sin embargo, si escuchas a los demás y solo hablas cuando tienes
que hacerlo, dichas palabras tendrán poder.

Frases Zen comentadas:

Deberías de sentarte 20 minutos al día para meditar, al
menos que estés muy ocupado, entonces deberías meditar una hora. 

Si una persona vive una vida tan desordenada y ajetreada
para no ser capaz de encontrar 20 minutos para meditar, entonces debe dedicar
más tiempo a dicha meditación. Es decir, debe dedicar tiempo a ordenar su vida
porque SEGURO que todos poseemos más de 20 minutos al día para meditar.

El silencio es una valla alrededor de la sabiduría.

El silencio hace que la palabra de una persona gane poder.
Los charlatanes han perdido totalmente la atención de los demás, pues gastan
todas sus energías en palabrería sin fin. La persona que calla y habla cuando
tiene que hablar, habla con poder y sabe lo que dice. Así se distingue a los
sabios. Están rodeados de una valla de silencio

Si quieres escalar una montaña, comienza en lo alto

Aquí el maestro busca bloquear la mente del aprendiz. ¿Cómo
es posible escalar una montaña desde lo alto?  No es posible ¿Verdad? Pues
tampoco es posible entender las cosas espirituales simplemente con el
intelecto.

Cuando llegues a la cima de la montaña, sigue subiendo.

Muchas veces pensamos que nuestra meta en la vida es tener
un trabajo, una casa y un automóvil. Podemos creer que hemos llegado a la cima
de la montaña. Pero ¿acaso no tenemos más motivaciones internas? Siempre hay
una vocecilla, a veces apenas perceptible, que nos pide que sigamos escalando.
Pero… ¡si se ha acabado la montaña! Podemos decir. Sin embargo, hay está este
adagio zen. Sigue subiendo aunque no haya montaña. A ver que sucede.
Seguramente aparecerá otra realidad, antes imperceptible, que puedas recorrer.

Un árbol que cae en medio de un bosque, sin que nadie
lo presencie, ¿hace ruido?

Hay personas que intentan equiparar el conocimiento zen con
la física cuántica. Esta física nos dice que la realidad se modifica cuando la
observamos y que permanece de otra forma cuando no lo hacemos. Sin llegar a
estas equiparaciones, si la mente se pregunta si un suceso del que nadie es
consciente … existe. La frase dice si “hace ruido”, pero es como
decir, si está sujeto a las leyes de la física. Por supuesto que hace ruido,
podemos decir. Pero… ¿Estás seguro? ¿Puedes comprobarlo?

¿Qué ruido hace una palmada con una sola mano?

Esta frase es parecida a la anterior. Siempre tendemos a
diseccionar las cosas y pensar que todos es cualitativo en vez de cuantitativo.
Si una palmada con las dos manos hace, por ejemplo, un ruido de 30 decibelios.
¿Una palmada de una sola mano hace un ruido de 15? Evidentemente no. No se
produce ni siquiera la palmada. ¿Que quiere decir este koan? Pues que no todo
se rige por las leyes que pensamos. Este es, para mi entender, un koan bastante
profundo.

¿Te has quedado con ganas de más? Continúa en https://meditacionypsicologia.com/frases/frases-zen-comentadas/