imagen

La inclusión de música en los vídeos de YouTube siempre ha sido una tarea difícil, los derechos de autor tienen que reconocerse y son los autores los que deciden donde y por quién su música es publicada.

YouTube utiliza un sistema de identificación de audio conocido como huella digital de YouTube, similar a la identificación del ADN de una persona, que le permite identificar música protegida por derechos de autor en los vídeos que los usuarios suben a su sitio web. Si al subir un vídeo el sistema reconoce una coincidencia con un registro en su base de datos, imprimirá el mensaje (“Tu vídeo puede incluir contenido perteneciente o manejado por terceras partes”), e inmediatamente insertará publicidad contextual relacionada o no con el contenido de tu vídeo, incluso de tu competencia, pudiendo llegar a bloquear el vídeo e impedir su exhibición dado el caso.

 

El sistema funciona de la siguiente manera…

Parte del dinero recaudado por YouTube con su sistema de anuncios van a parar a manos del propietario de la obra musical. Sin embargo, el sistema de YouTube no es infalible, y en ocasiones no acierta a diferenciar unas obras de otras, como en el caso de diferentes versiones de piezas de música clásica. Y lo que es peor, algunas agencias de música de librería, sin permiso de los autores originales, están procesando obras musicales que les han sido concedidas de manera “No Exclusiva con su huella digital, y posteriormente registrándolas a su nombre en los programas de “Content ID” de YouTube. Por lo que podría ser que aún habiendo adquirido una licencia legal para usar dicha música en algún sitio web o agencia autorizada, tu vídeo fuera acusado de violar el copyright de alguien.

Actualmente, la mayor parte de los sitios de música de librería utilizan la huella digital como método para perseguir el mal uso de los temas de sus autores. Así, tanto la Web, como canales de televisión o estaciones de radio en todo el mundo están siendo monitorizados las 24 horas, con el fin de identificar y guardar la información de los temas musicales que utilizan en sus programas, anuncios de publicidad, etc… Sin embargo, la mala praxis de algunas agencias de música de librería que utilizan la huella digital en su solo beneficio, están degradando el sistema y generando un problema que no solo afecta ya a los usuarios, sino también a autores y otras agencias que no utilizan la huella digital para identificar sus temas. Algunos clientes con licencias adquiridas para usar música de modo legal, están empezando a ver sus vídeos de YouTube identificados como violadores del copyright de compañías, que sin ningún escrúpulo han identificado las obras de sus autores sin su permiso, algo para lo que YouTube de momento no ofrece ninguna solución.

Se da el caso que incluso algunas de estas compañías están empezando a enviar denuncias a usuarios, por el uso sin licencia de obras musicales que los clientes han adquirido de modo legal en otros sitios autorizados. Y se da también el caso de usuarios que asustados por la denuncia incluso pagan la multa.

Antes de pagar hay que informarse bien de quién son los derechos y donde va a parar ese dinero y sobretodo si tenemos que pagar o no.