Tras varios años viajando y organizando viajes en bicicleta, principalmente por Europa, creemos que es muy útil tener en cuenta ciertos puntos a la hora de preparar nuestro equipaje para un viaje de este tipo. En esta práctica guía, reunimos todo lo que necesitas para disfrutar al máximo de tus próximas vacaciones en bicicleta. ¡Qué comience la aventura!

Hay muchas maneras de viajar en bicicleta, pero esta guía está enfocada a un tipo de viaje especial, con unas características concretas:

  • No hace falta estar en una forma física especial. Con estar acostumbrado a salir con la bicicleta de vez en cuando y hacer excursiones con ella es suficiente. Aunque cuanto mejor sea tu forma física mejor.
  • El transporte de tu equipaje personal de hotel a hotel está incluido. Solo debes dejarlo en recepción por la mañana a la hora establecida.
  • No hace falta que te lleves tu propia bicicleta. Al alquilarla, la recoges normalmente en la primera ciudad u hotel de la ruta y la dejas en la última.

El único requisito para empezar a practicar estas vacaciones en bicicleta es GUSTARTE LA BICICLETA. Nuestros viajes están preparados para todos los niveles, eso sí, si es la primera vez déjanos aconsejarte.

EQUIPAJE Y ALFORJAS

Para nuestros viajes en bicicleta por Europa te damos unos breves consejos sobre qué llevar en tu maleta y sobre todo en tus alforjas.

MALETA

El equipaje es muy personal y depende de cada persona, pero debes tener en cuenta que has de llevar:

  • Solo un bulto por persona. La maleta o mochila no debe de pesar más de 20 kg por persona. Si has decidido viajar en bicicleta con niños, puede llevar un carrito además de su maleta.
  • Ropa cómoda para pedalear: Camisetas, preferiblemente de algodón o transpirables y pantalones de ciclismo cortos o largos. Calza siempre zapatillas de deporte.
  • Una cantimplora para la bicicleta.
  • Una riñonera. Muy cómodo para llevar el móvil, la documentación y la cartera durante la ruta en bicicleta, llevándola siempre a mano.
  • Un casco que, aunque no suele ser obligatorio, es recomendable.
  • Un mini botiquín básico con algún antiinflamatorio, crema para los golpes, tiritas y, si viajáis con niños, lo que estiméis oportuno.

ALFORJAS

Las bicicletas vienen totalmente equipadas, con candado, un kit de reparación, una hinchadora y, como no, con una alforja. Esto último es muy importante si decidimos viajar en bicicleta, debemos prepararla con todo lo necesario para pasar el día cómodamente.

Los días pueden ser muy variados con respecto al clima, con lo cual se debe ser precavido y llevar un poco de todo. No olvidéis mirar por la ventana antes de salir.

  • Por si refresca. Una chaqueta fina, tipo cortavientos. Si sois frioleros, un jersey fino que no abulte, por si acaso refresca más de la cuenta.
  • Por si llueve. Ropa de lluvia, un chubasquero, traje de agua o capa.
  • Por si el sol aprieta. En muchas de nuestras rutas y viajes en bicicleta se pedalea junto a un río o un lago. Por este motivo, es muy útil en esos días de calor llevar una toalla deportiva, ya que son pequeñas y muy absorbentes, traje de baño y zapatillas de río por si queremos darnos un chapuzón. No olvidéis la crema solar y una gorra.
  • Una mochila pequeña. Durante la ruta se suele parar para realizar alguna visita, ir a comer o simplemente dar un paseo. Al dejar nuestra bicicleta atada, resulta muy incómodo cargar con las alforjas, por ello te recomendamos llevar una pequeña mochila plegada para llevar lo necesario.
  • Bolsas de basura. Cuando comenzamos a viajar en bicicleta, las utilizábamos para proteger nuestras pertenencias en los días de lluvia. Aunque últimamente las alforjas son impermeables, seguimos llevando algunas. Suelen ser muy útiles para meter los bañadores mojados, basura… No están de más y no abultan.
  • Bolsas herméticas, como las que se usan para llevar líquidos en avión. Vienen muy bien por si llevamos algún bocadillo o sándwich, o incluso para meter los mapas de ruta en caso de lluvia.
  • Agua
  • Gafas de sol
  • Un pequeño botiquín. No olvidéis el repelente de mosquitos.

Quizás penséis que todo esto no cabe en la alforja, pero creedme, son cosas que no abultan y aún sobra espacio para meter la cámara. ¡No se os olvide!

LOS NIÑOS

La verdad es que se adaptan a todo y, si están acostumbrados a ir con la bicicleta, esta experiencia les enganchará. Viajar en bicicleta, bañarse durante la ruta, pararse en los parques infantiles y otras atracciones, durmiendo cada día en un hotel es toda una aventura que no olvidarán ellos, ni los adultos.

  • Si son muy pequeños o, mejor dicho si van en un carrito o tráiler enganchado a la bicicleta, llevaros algún peluche y atarlo dentro con una cuerda, para que no lo pierda. No importa el color que tenga cuando salga de casa, llegará negro. Dentro tienen sitio de sobra para llevar líquidos, así como algún juego de cubos o algo que les guste. ¡Vamos, un self-service a su medida!
  • Si usan pañales, compradlos en destino, para no volar con exceso de equipaje. A lo largo de la ruta hay muchos comercios. Tampoco es necesario llevarse potitos, pero sí su biberón preferido.
  • Llevaros un par de “tupperware” para poder meter fruta. Los niños siempre tienen hambre.
  • Si son más mayores o llevan su propia bicicleta, se debe tener en cuenta el nivel para elegir rutas en bicicleta no demasiado largas, aunque normalmente se pueden acortar con el tren u otro tipo de transporte público.

¿Has tomado buena nota de estos consejos para tus próximas vacaciones en bicicleta? Ahora es tu turno. Apuesta por el cicloturismo y vivirás una experiencia única a dos ruedas.