Elegir una empresa de traducción de documentos no será una tarea fácil, ya que en la actualidad existen muchas empresas de este tipo debido a la enorme demanda de traducción e interpretación que se requiere hoy. No obstante, hay una serie de aspectos y recomendaciones a tener en cuenta para hacer más fácil dicha elección.

Antes de nada hay que señalar que, según la norma ISO 1700, en toda buena traducción deben intervenir como mínimo un traductor y un revisor. En función de la finalidad del texto, la traducción ha de pasar por una serie de controles de calidad para que llegue de la mejor manera al cliente.

Aspectos a tener en cuenta para elegir una empresa de traducción

A partir de aquí, lo primero que debemos hacer será comprobar la reputación que dicha agencia de traducción tiene en el mercado. Es muy importante, por ejemplo, que la empresa cuente con traductores profesionales nativos. Pero también será necesario echarle un vistazo a las opiniones de anteriores clientes, conocer las herramientas de traducción que emplea, solicitar referencias y muestras de trabajos anteriormente realizados, etc.

Otro detalle más que interesante a tener en cuenta tiene que ver con la especialización y la experiencia de la empresa de traducción. Antes de solicitar un presupuesto hay que verificar los servicios especializados que nos ofrecen. Lo ideal sería elegir una empresa de traducción especializada y con experiencia en el campo que requerimos.

Si lo que necesitamos, por ejemplo, es una traducción legal tendremos que acudir a una empresa que esté especializada y tenga experiencia en ese tipo de documentos jurídicos. A este respecto, las empresas de traducción ofrecen tres tipos de combinaciones lingüísticas:

  • SLV (single language vendor), especializadas en una combinación lingüística
  • Combinaciones lingüísticas concretas
  • MLV (multi language vendor), pueden cubrir una gran variedad de idiomas gracias a que trabajan tanto con traductores en plantilla como externos

Dependiendo del tipo de traducción que necesitemos se podrá optar por una combinación lingüística u otra.

Ya que anteriormente mencionábamos la norma ISO 1700, una empresa de traducción certificada según alguna norma de calidad sería una demostración perfecta de la solvencia de sus trabajos. Por lo general, si la empresa de traducción dispone de alguna de ellas lo mostrará en su página web.

La calidad de los trabajos de una empresa de este tipo no solo se ciñe en exclusiva a una óptima traducción. También debe llevar aparejada otros aspectos que señalamos a continuación:

  • Confidencialidad: es probable que necesitemos la traducción de documentos confidenciales, de ahí que haya que asegurarnos que la empresa de traducción nos ofrece la posibilidad de firmar un documento de confidencialidad
  • Urgencia y puntualidad: antes de elegir una empresa de traducción hay que solicitar información sobre los plazos de entrega que tenga; por lo general, es un detalle que se especifica en los presupuestos, aunque todo dependerá de la urgencia con la que se requiera la traducción.
  • Atención al cliente: cualquier empresa que se precie debe ofrecer una correcta atención al cliente y brindarle los servicios necesarios