Category Archives: Viajes

La moneda de Polonia

zloty moneda polonia

Aunque Polonia pertenece a la Unión Europea desde el 2004, esta república de la Europa Central no tiene como moneda de uso el euro. Este país es uno de los nueves países de la UE que no han adoptado la moneda única.  Actualmente, su moneda oficial es el zloty, aunque se esperar que ésta sea sustituida por la moneda oficial de la eurozona antes del año 2020.

Zloty significa literalmente “dorado” en polaco, refiriéndose a las monedas de oro antiguas a las que se las llamaba de esta forma. Al igual que ocurre con el euro y sus céntimos, el zloty se divide en 100 unidades más pequeñas llamadas groszy. Existen monedas de 1, 2, 5, 10, 20 y 50 groszy y de 1, 2 y 5 zlotys. Además, podemos encontrar billetes de 10, 20, 50, 100 y 500 zlotys. Como vemos, la distribución de sus monedas y billetes es prácticamente la misma que la de los euros.

La moneda polaca se reconoce con las letras PLN según el ISO 4217, un código internacional y estándar que permite identificar de forma sencilla las distintas divisas que existen en todo el mundo. De forma abreviada, el zloty aparece con sus dos primeras letras zl.

 

Si visitas Polonia, conoce primero su moneda

 

Para quienes quieran viajar al país es muy importante conocer el valor de esta moneda y su equivalencia con el euro. 1 zloty son unos 23 céntimos de euro o lo que es lo mismo, el valor de 1 euro es el mismo que el de algo más que 4 zlotys. Esta relación de cambio hace que, en general, el coste de vida en Polonia sea algo más bajo que en los países que sí utilizan la moneda europea por excelencia.

Cuando necesitamos hacer un cambio de divisa, la pérdida de dinero es algo inevitable. Lo que sí podemos intentar hacer es conseguir el mejor cambio posible siguiendo algunos consejos. Para ello nada mejor que guiarnos por la experiencia previa de otras personas que hayan viajado al país en cuestión. Preguntar a amigos y conocidos o consultar artículos de bloggers que hayan visitado el lugar puede ser de gran ayuda antes de lanzarse a la aventura.

 

15 curiosidades que me he encontrado viajando

2233444281_9ae385ec3d_z

A lo largo de mis viajes, en cada país que he visitado me he encontrado con alguna curiosidad que me ha sorprendido enormemente. Vamos con alguna de ellas:

  • En Bélgica me sorprendió la facilidad que tienen para andar en bicicleta por calles empedradas. Hasta mujeres de cerca de los 80 años los ves con bicis de paseo con las ruedas finas a todo meter y con la bici dando botes. Así que no es de sorprender que luego en las carreras en el pavés la mayoría de veces ganen belgas (o Cancellara)
  • En Inglaterra, no es una sorpresa viendo las juergas que se pegan cuando vienen a los Benidorm, Lloret de Mar, Magaluf, etc, pero es sorprendente lo que llegan a beber. Cualquier día entre semana veías a los ingleses acudiendo al pub a echarse varias pintas, y ya los fines de semana para verlo. No había fin de semana que saldría de noche y no me encontrara alguna bronca.
  • En Italia, en Milán, me sorprendió para ser una ciudad menos turística de lo que parece, ver la cantidad de buscavidas que hay alrededor del Duomo. En ciudades de países más pobres es lo habitual, pero en Milan ciertamente me sorprendió.
  • En Irlanda… Irlanda es el reino de las curiosidades y leyendas, así que te sorprendes por todo. Pero si algo me sorprendió es la superstición de los estudiantes de Trinity College con su campana. Según ellos si pasas por debajo nunca te vas a graduar, y ninguno pasa por debajo hasta que se van a sacar la foto de graduación.
  • En Tailandia es sorprendente la veneración que tienen por la monarquía, hasta el punto de que pisar una moneda o billete es considerado un delito porque en ellos está la efigie del rey. Hasta tal punto que puedes acabar en la cárcel.
  • Y por ultimo en Marruecos sorprende lo avanzada de la sociedad para los estándares que tenemos, o más bien la cantidad de prejuicios que tenemos. Si ya cuando fui hace 2 años la gente tenía prejuicios hacia los musulmanes, ahora con el tema del Daesh más. Pues bien, en Marrakech nos encontramos con mujeres sin velo ni nada, hombres que les daba igual beberse una cerveza, y una sociedad muy tolerante. Eso sí, en pueblos pequeños el machismo sigue ahí. Cenando en un pueblo pequeño a las 9 de la noche no quedaba ni una sola mujer en la calle.