Hacía mucho tiempo que mi marido estaba parado, la verdad que la crisis nos golpeó con fuerza y todos sabemos que a determinadas edades es mucho más difícil encontrar un puesto de trabajo. Hay muchos empresarios que prefiere a gente joven y piensan que la gente de mediana edad ya no tiene derecho a seguir adelante y suelen darles de lado cada vez que intentan pedir trabajo. Menos mal que yo no perdí el mío, la verdad que cuando en una casa entran dos sueldos se vive muy bien y el cambio para nosotros fue tan brusco que nos costó bastante tiempo tener que acostumbrarnos. No es que fuéramos derrochando pero por ejemplo cuando íbamos al supermercado no éramos de los que iban mirando los precios simplemente cogíamos lo que nos gustaba y punto, sin embargo después tuvimos que amoldarnos a un presupuesto semanal del que nos costaba mucho no salirnos, hasta que con el paso del tiempo intentas vivir de manera más austera y sí o sí te acabas acostumbrando.

Es verdad que mi marido cobraba el paro pero nada tenía que ver con el sueldo que antes traía a casa, entonces mientras tanto en vez de estar en casa viéndolas venir empezó a buscar soluciones y como en todas partes le cerraban las puertas optó por hacer algo creíamos que rentable y fue sacarse el carnet de camionero, ya era la última baza que nos quedaba y poder recurrir a un puesto de trabajo de este tipo, y de esa manera que pudiera seguir cotizando los últimos años que le faltaban para poder cobrar la jubilación. No es un puesto de trabajo muy bueno y sí muy sacrificado pero en este tipo de situaciones no queda más que amoldarte a lo que tienes.

Pues hace dos meses cuál fue nuestra sorpresa que lo llamaron de una empresa de transportes en nuestra ciudad, lo necesitaban para transportar mercancías y no tendría que irse durante días sino que tendría un horario diario y dormiría todos los días en casa, pero el requisito es que tuviera un camión pequeño para hacer el transporte ya que ellos los tenían todos ocupados, así que mi marido ni corto ni perezoso se puso en contacto con http://www.desguacescasquero.com que sabía que tenía camiones de segunda mano en buen estado y a buen precio y con unos ahorros que teníamos lo pudo pagar encima de la mano. La verdad que nos ha cambiado la vida mucho, creo que por fin estamos recuperando esa vida que un día perdimos por culpa de la crisis.