ultimosdesguaces2

Uno de los ejercicios más auténticamente filosóficos, de hecho uno de los que todos los que hemos cursado estudios secundarios hemos tenido que hacer, es el de los silogismos. En efecto, estamos hablando de fórmulas que implican la realización de dos premisas que conducen a una tercera que suele consistir en una verdad incontestable. Por descontado, y esto también nos lo enseñan en filosofía, los silogismos pueden tener lagunas evidentes y fallos notorios, pero muchos de ellos resultan de una claridad palpable.

De hecho vamos a atrevernos con un que hilará con el tema que te hemos propuesto en el título que da entrada al presente artículo: si uno tiene un accidente con el que el coche queda siniestrado y hay una empresa que nos ofrece dinero por ese coche que ya no va a volver a funcionar, dicha empresa es a la que tenemos que acudir para ganar algunos euros con los que intentar solventar nuestro problema.

¿Estás de acuerdo con nuestro razonamiento? Puedes pensar en otras soluciones, por supuesto que sí, pero hoy en día y con lo que han avanzado las tecnologías lo mejor es tener a mano una central de desguaces a la que poder acceder vía Internet y consultar cuánto nos van a dar por nuestro viejo coche. Que al menos un golpe traumático o una avería complicada no nos amarguen el día…

Ahora bien, ¿qué es eso de la central de desguaces? Pues viene a ser una página donde se reúnen distintas empresas que trabajan en lo mismo, en este caso en retirar coches que ya no funcionan o en ofrecer piezas de ocasión a los usuarios para así poder poner su vehículo de nuevo sobre la carretera. De esta forma conseguimos que nuestras cuatro ruedas sigan marchando o que ese amasijo de hierros que antes nos llevaba de un sitio a otro al menos nos brinde la oportunidad de ganar algo de dinero con una tasación en el desguace justa y equilibrada.

Es verdad que hoy en día la prolongación del plan PIVE ha hecho que muchos usuarios se decanten por dar su viejo coche al desguace, obtener 750 euros y cambiar de vehículo, pero tal cuestión no está al alcance de todo el mundo. Por eso no es sorprendente que este tipo de empresas hayan ascendido en lo tocante a ventas, y por eso nos parece enormemente adecuado que un  vehículo que ya no va a funcionar o que tiene problemas de movilidad pase por el desguace.

Así que como ves hasta con las piezas usadas se puede filosofar y se puede crear un silogismo que, si se hace realidad, nos permitirá ahorrar dinero u obtenerlo de forma directa gracias a un montón de hierros humeantes…