aparejador en madrid

Al momento de planificar la construcción de una obra o la restauración de una propiedad, es fundamental contratar a un aparejador en Madrid calificado, este tipo de técnicos titulados son imprescindible en las funciones relacionadas con las edificaciones, conocen cabalmente todo lo necesario para cumplir la normativa.

Aunque un aparejador es un profesional diferente al arquitecto técnico o al ingeniero de construcción, en la práctica cuentan con similares atribuciones y competencias. Su principal área de acción se relaciona con la gestión de la producción de la edificación.

Sus áreas de estudio se relacionan con la construcción, los costes, las estructuras, la gestión del proceso de ejecución, los materiales de cimentación, la representación gráfica del proyecto arquitectónico, la planificación de obras, los presupuestos, la topografía, así como la seguridad e higiene y control de calidad.

Cómo ayuda un aparejador de construcciones

Un aparejador está en capacidad de realizar informes técnicos, así como dictámenes periciales que determinen cuáles son los defectos de los elementos de una construcción. Este tipo de situaciones ocurren cuando los propietarios demandan a los contratistas.

También un aparejador realiza certificación de eficiencia energética. Es fundamental recordar que, desde el 1 de junio de 2013, la reglamentación oficial determina que un inmueble para alquilarse o venderse tiene que obtener uno de estos certificados, de lo contrario, no puede disponer de la propiedad.

En ese mismo sentido, estos profesionales pueden ayudar a que la propiedad ya edificada o la obra que está en proceso de construcción, tenga una mejor eficiencia energética, teniendo en cuenta la viabilidad económica para ejecutar cualquier proyecto que amerite el inmueble.

Realizar mejoras de eficiencia energética en su inmueble no solo contribuye con el medio ambiente, sino que además le permitirá ahorrar unos cuantos Euros en las facturas de electricidad y gas cada mes, suponiendo una ventaja competitiva frente a otros propietarios.

Con un aparejador puede sentirse seguro en lo que respecta a la construcción o restauración de cualquier propiedad que posea, sin importar su tamaño, sea de forma parcial o integral. También estos profesionales cuentan con la capacidad de realizar todo tipo de decoraciones que sean requeridas.