Monthly Archives: enero 2018

Como ahorrar con el uso del material de oficina

Como todos sabemos los recortes han llegado a todos lados, las empresas tratan cada día de generar cuanto menos gastos mejor y hacen todo lo posible por inculcar a sus empleados que deben cuidar el material con el que trabajan a fin de que les dure más y no se enfrenten a tantos gastos. La verdad que son muchas las empresas que en su día decidieron comprar el material de oficina en sitios que no se dedicaban a ello solo por el hecho de que costaban más baratos, por supuesto a la hora de comprar cualquier tipo de material sea de la índole que sea y que se deba con él trabajar se deben tener en cuenta varias cuestiones, entre ellas que sea un material de buena calidad y no entorpezca la salida y resolución del trabajo bien hecho, y que se pueda guardar sin problema sin miedo a que se pueda llegar a estropear. Lo que ocurre es que hemos llegado al punto en el que hay sitios en el que no les importa vender lo que haga falta con  tal de llenar la caja, es decir, que hay quienes se dedican a la venta de marcos de fotos y como sabe que el material de oficina se vende muy bien decide por su cuenta y riesgo ponerlo a la venta sin tener ni la más mínima idea.

No has tenido nunca la sensación de entrar a comprar algún sitio y de que el vendedor no tuviera ni la menor idea de que decirte al respecto de cualquier pregunta que le hagas relacionada con el producto que quieres comprar, pues a eso me refiero exactamente que si queremos empezar ahorrar en la compra de este material deberemos saber primero comprarlo. Por eso es importante que busquemos un sitio de confianza, un buen distribuidor dedicado a ello y con profesionales que nos sepan asesorar, que nos sepan decir que folios le van a ir bien a la impresora, que grapas nos van a salir más rentables, o que tipo de carpetas son las ideales, estos consejos y el sentido común harán que la oficina siempre tenga ese tipo de material con el que todos queremos trabajar, ese tipo de material que nos hace hacer las cosas bien hechas y que al final nos ayuda a tener los mejores resultados en todos los sentidos.

Adiós al dolor de espalda leve

Ya sea porque trabajas en casa, en una fábrica o en una oficina es común tener dolores de espalda leves o sentirte con la espalda cargada. Y en invierno incluso más debido al frío que hace es normal sentirse con la espalda agarrotada por el frío.

Hoy quiero compartirte un consejo para ayudarte a aliviar ese dolor de espalda leve que seguramente muchas veces has notado.

Podría recomendarte ir con un fisioterapeuta, osteópata o masajista; pero no. El consejo que yo te ofrezco es más sencillo.

Requiere que compres una almohadilla eléctrica.

Una almohadilla eléctrica es un tipo de manta eléctrica pero compacta. Suelen tener unas medidas de 40 x 60 las más grandes o de 25 x 45cm de mediana.

Es como un cojín que gracias a una resistencia que incorpora en su interior, puede calentarse y con la ayuda de un mando/termostato puedes elegir a que potencia usarla.

Con una almohadilla eléctrica puedes usarla en el sofá de tu casa, en una silla o un sillón; incluso en la cama; y colocártela en la zona lumbar de tu espalda para que aplique calor.

Gracias a su tamaño reducido puedes usarla en otras partes de tu cuerpo y no solo en la espalda, como pueden ser las rodillas, o la zona cervical del cuello, etc.

Usando una almohadilla eléctrica notarás alivio en las zonas que sufras dolor leve y tu cuerpo agradecerá ese calor extra que le aportas.

Así, aplicar un poco de calor cada día a tu espalda notarás alivio rápido y eficaz si tienes una espalda agarrotada por haber acabado las tareas del hogar. O al llegar de la oficina, talvez coges dolor lumbar de estar todo el día sentado en una silla, o incluso ¡la puedes usar mientras trabajas!

Los usos que le puedes dar a una almohadilla eléctrica calefactable son muy diversos como puedes comprobar con las ideas y consejos que te he ofrecido hoy.